Tras la pantalla

Mi nombre es Cristina Maldonado, nací en Madrid la primavera de 1983.

A los 16 años fui por primera vez al psicólogo y quedé embelesada por lo que Cristina (mi psicóloga) hizo por mí. Me enseñó y me acompañó a perseguir mi propio cambio de actitud ante la vida. Ahí empezó todo.

Me costó un poco asumir que ese era mi líquido elemento, que entender a las personas se convertiría en mi pasión, mi vocación y finalmente en mi profesión.

Tras perseguir sueños ajenos, que yo misma hice míos, decidí estudiar psicología; sin duda prefería las personas a los ordenadores.

He pasado años negándome a mí misma mi vocación, mi pasión y castigándome por no ser como se supone que “debería ser”.

Encontré en el coaching la herramientas práctica que le “faltaba” (si es que a los seres humanos “nos falta” algo) a mi formación académica.

En esa época encontré la fuerza para lanzar al mundo Nada Ocurre por Casualidad; frase que hice mía con 19 años. Debía estar aprendiendo que soy la artífice de mi vida.

Tras enfrentarme a mí misma, a mis propios estereotipos, a la identidad que había construido para mí misma atendiendo a criterios externos que hice míos, y tras perderme durante algunos años decidí hacer lo que soy, atreverme a ser yo misma, a tocar mi vulnerabilidad y salir a por todas a mi vida.

En el camino he aprendido que caer está permitido, y que casi con total seguridad va a ocurrir, pero que de mi forma de levantarme y de significar la caída dependerá mi plenitud vital.

La autenticidad, la honestidad y la libertad son mis principios básicos, los que llevo a la vida y a los procesos que acompaño.

Vida
35
Emociones
124167
Risas y sonrisas
196593
Sueños
12657

Porque todo lo bueno comienza con un poco de miedo