Tras la pantalla

Cris en la India

Mi nombre es Cristina Maldonado.

Mis tres pilares definitorios actuales:

     Donde nada es seguro, todo es posible

     Lo único contante es el cambio

     Lo único "normal" es la diversidad

Desde que tengo uso de razón me recuerdo observando el mundo y a las personas. La curiosidad es mi don y mi  lacra, "culo de mal asiento", siempre aprendiendo.

Buscadora eterna, encontradora esporádica; innovación y la creatividad son dos de mis fortalezas.

La curiosidad mató al gato, a mí me hizo creativa.

Adoro la "Teoría del Andamiaje" de David Wood y Jerome Bruner. Me considero un andamio de vidas. El andamio que pones cuando quieres construir tu casa; te apoya y te sostiene, te ayuda a ver ángulos nuevos, amplía perspectivas y planos, y te acompaña en la construcción. Sin embargo quien hace el trabajo de construcción eres tú; el andamio va desapareciendo cuando ya eres capaz de seguir construyendo solo. Ya has aprendido no sólo que sabes hacerlo, sino que puedes.

PUEDES enfrentarte a todo lo que venga, ya no necesitas andamio. La autonomía de las personas es mi fin último.

No me asustan las emociones. ¿Buenas y malas? No concibo esa escisión.

Las emociones son mensajes, escuchar qué nos dicen nos ayudará en encontrar mejores soluciones, más coherentes y nos ayudará a aumentar nuestro bienestar. El miedo y la resistencia a los que es y hay sólo nos desgasta, poner la energía en gestionar y no en resistir y aguantar es uno de mis principios.

Utilicemos nuestra energía en transformar, no en resistir, aguantar y adaptarnos. Los cambios vienen de transformaciones.

Defensora de la libertad y de la responsabilidad que ser libre conlleva.

Soy muy reflexiva y siento que nunca estoy contenta del todo. Inconformista empedernida y aprendiz eterna.

Alma nómada, colaboradora en diversidad de proyectos, mi proyecto es ese... un proyecto nómada que se expanda y aporte valor a causas más grandes que él mismo.

Vida
34
Emociones
124100
Risas y sonrisas
175639
Sueños
12657

Porque todo lo bueno comienza con un poco de miedo